Acerca de JULIO AVRUJ

 

ARTÍCULOS

* Un nuevo paradigma educativo para nuestros sentidos

* Nuevos símbolos para una humanidad en crisis

* Nota de revista Viva: Una oportunidad para la Paz
por: Paula Jiménez

 

PROGRAMA EDUCATIVO CONSTRUIR CON EL ALMA

Propuesta educativa

Contenido de los talleres

Agenda y trayectoria

INGENIERIA COMPASIVA

n Qué es la ingeniería compasiva

 

n GRUPO SIN BARRERAS

Edificio Sin Barreras I

Edificio Sin Barreras II

Obras de ingeniería civil

Premios

Muestras

Actividades interior Argentina

Prensa y difusión

SERVICIO A LA COMUNIDAD

Actividades y trayectoria

Conciencia Sin Barreras

Comisión Consejo de Paz
Consejo de Paz de la República
Argentina

DESARROLLO ESPIRITUAL

Conciencia Sin Barreras

 

 

 

 

Nuevos símbolos para una humanidad en crisis

Símbolo: del griego sym – bolom: junto - arrojar. Lo que es arrojado junto.

Es considerado normal, en estas épocas,  que nuestras acciones y los pensamientos que las preceden, estén imbuidas de tendencias que privilegian la manifestación de lo tecnológico-científico, lo práctico, lo funcional, y un marcado énfasis en “la búsqueda de la eficiencia” y optimización de los rindes económicos en desmedro de la presencia de los valores espirituales. Y esa situación reduccionista no es para nada inocua.

De ese modo hemos ido creando un mundo chato y fragmentado.

Nos olvidamos que quienes habitamos este mismo mundo somos seres multidimensionales, lo cual produce la sensación de frustración que casi todos todos los seres –más o menos sensibles- estamos experimentando en nuestras vidas. Una dolorosa mutilación de la expresión plena de nuestra multidimensionalidad y unidad natural. Y este síntoma es un signo claro de que algo no está bien.

Y sin embargo el mundo sigue encauzado en este camino, y persiste en ir por más...

 

Aunque de ningún modo se pretenden negar algunos enfoques aislados no reduccionistas de  la realidad  y que acontecen en relación al arte y algunos reductos del pensamiento, surgen hoy otros y muy alentadores signos en el campo de la arquitectura, la ingeniería y el lenguaje[1], y que son nuestra esperanza de cambio.

 

Nuestras mentes suelen estar llenas de imágenes que llaman a reacciones violentas y erráticas, corriendo apresuradamente hacia “ningún lado” y, mientras tanto, nuestro ser verdadero observa ... espera ... sufre ... anhela paz... y se pregunta: ¿hacia dónde corres viajero? ... ¿hasta cuándo?.

 

Y no estoy diciendo que ciencia, tecnología y eficiencia deban ser desechados, sólo quiero hacer notar que en nuestro apresuramiento por buscar la felicidad nos hemos dejado por el camino a nosotros mismos. 

 

Hemos creado “símbolos del modernismo” que idolatramos y nos identifican.  Productividad, eficiencia, éxito, competencia, leyes de mercado, planificación estratégica de la vida, velocidad y el hacer son nuestros valores corrientes, olvidando frecuentemente que cada persona no es un hacer sino un Ser humano. Que cada animal,  insecto, planta y todo cuanto existe en la naturaleza están impregnados de vida.

 

Nos hemos olvidado de la sacralidad de la vida, y todas estas negaciones son las que han provocado una creatividad mutilada, que desembocó en lo que he dado en llamar “un mundo chato”.  Nuestra actual creación.

 

Y mientras tanto nuestra alma sigue anhelando plenitud y paz.

 

De todo este drama surge la necesidad imperiosa de crear nuevos símbolos que nos conduzcan a despertar la paz que mora en el corazón de todas las personas.

 

El verdadero símbolo puede cumplir un propósito muy alto. Y como decía Thomas Merton: “la función del símbolo es la de manifestar una unión que ya existía pero no era plenamente advertida. El verdadero símbolo despierta la profundidad o la restaura, por lo tanto no se orienta hacia la mera comunicación sino hacia la comunión”.

 

Un original proyecto para la paz podría consistir en construir una nueva cultura creativa sustentada en el diseño de artículos de la vida cotidiana, piezas artísticas, mensajes multimedia, comidas, indumentaria o joyas. Un certamen de creatividad acorde con esto implicaría incentivar el desarrollo de símbolos vivos de paz, de armonía, de re-sacralización de la vida toda y de servicio al prójimo. Y sería precisamente la detección de la presencia de esas cualidades sutiles de plenitud en las obras presentadas las que habrían de evaluar los Jurados de tan novedoso certamen.

 

Nuevos paradigmas en creatividad.  

  • Desarrollar prácticas de introspección y una actitud contemplativa profunda hacia todo lo que existe

  • Acceder al develamiento de las enseñazas que existen latentes en cada material, y en cada célula de este universo

  • Cultivar actitudes pacíficas

  • Educarnos en la sacralidad de la vida

  • Permear nuestro ego para que se manifieste el nosotros y desde allí el bien común a través de nuestras obras

  • Desarrollar una educación basada en la formación ética y solidaria más que en la información

  • Rescatar el inmenso poder formativo y la educación para el bien que existe simbólicamente en la Creación y ser canal creativo de ello.

Un edificio concebido con este paradigma, un utensilio creado así, un diseño realizado conceptualmente de este modo, trascenderá la dimensión física del material y la herramienta empleada como soporte, para constituirse en un catalizador transformador de conciencia.

 

Los materiales a utilizar en los diseños serán los comunes, los mismos de siempre. Son los mismos elementos que “casualmente” constituyen nuestro propio cuerpo humano y con su geometría estructural semejante. Y será la conciencia del artista la que podrá hacer de la amalgama materia-mente una unión o una comunión; un producto meramente tecnológico o un instrumento de amor; un instrumento para la guerra o un símbolo vivo de Paz.

 

El operario y el artista, el comercializador y el eventual usuario de una prenda así concebida se irán transformando; el observador también. El campo cuántico se nutrirá y develará en conciencia, y el objeto creado dejará de ser simplemente objeto para ser símbolo despertador de una dinámica de amor y paz.

 

Estas creaciones serán testimonio de lo que los antiguos maestros enseñaban: la alquimia transformadora del plomo interior en oro.

 

Con esta amplificación conceptual la creatividad no tendrá límites, y entonces brotarán semillas de paz por doquier y al alcance de todos los seres.

 

Y porque creemos firmemente que “habrá paz en el mundo cuando haya paz en el corazón de todas las personas”  podemos vislumbrar ya que una paz verdadera será posible. Paz con nosotros mismos, paz con los demás, paz con la naturaleza y el planeta.

 

Muchas gracias.

 

Ing. Julio Avruj

Cpaz  - Equipo Ejecutivo

Junio 1° del 2007

 

 1. Generado en el grupo Léxico de Cultura de Paz, de la Comisión Consejo de Paz. Del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil de la Cancillería Argentina.

 2. Visión de la Comisión Consejo de Paz, del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil de la Cancillería Argentina.