Acerca de JULIO AVRUJ

 

ARTÍCULOS

* Un nuevo paradigma educativo para nuestros sentidos

* Nuevos símbolos para una humanidad en crisis

* Nota de revista Viva: Una oportunidad para la Paz
por: Paula Jiménez

 

PROGRAMA EDUCATIVO CONSTRUIR CON EL ALMA

Propuesta educativa

Contenido de los talleres

Agenda y trayectoria

INGENIERIA COMPASIVA

n Qué es la ingeniería compasiva

 

n GRUPO SIN BARRERAS

Edificio Sin Barreras I

Edificio Sin Barreras II

Obras de ingeniería civil

Premios

Muestras

Actividades interior Argentina

Prensa y difusión

SERVICIO A LA COMUNIDAD

Actividades y trayectoria

Conciencia Sin Barreras

Comisión Consejo de Paz
Consejo de Paz de la República
Argentina

DESARROLLO ESPIRITUAL

Conciencia Sin Barreras

 

 

 

 

Un nuevo paradigma educativo para nuestros sentidos

 

Para que con sólo mirar, escuchar, oler, sentir o  recordar,

las cualidades de amor y paz interior se despierten en todas las personas

 

 Fundamentos

 

Hoy día nuestros símbolos espirituales perennes están siendo reemplazados por centros de diversión, escuelas shoping, iglesias auto-arrinconadas por el deseo de prósperas rentas comerciales. Los Budas destruidos en Afganistán, la privatización de Machu Pichu, las sillas cubriendo el Laberinto en Chartres desalentando su peregrinación meditativa, la profunda mercantilización del arte y la cultura y el pretendido patentamiento del genoma humano –por caso-, son sólo algunos indicios reales de esa agresión al alma.

 

Quedan cada vez menos obras que resalten el espíritu, y por eso es necesario crearlos. Si nuestro planeta y la humanidad han de subsistir, las representaciones arquetípicas de esta época científico-tecnológica: rascacielos, computadoras, aparatos, cosméticos, moda, turismo, radio y TV, ... requieren ser transmutados de modo que inspiren el desarrollo humano. Amor, integración, equidad, justicia, compasión y paz han de ser valores que impregnen la materialidad.

 

En el momento preciso que la circunstancia o época lo han requerido o necesitado, estas construcciones han aparecido en forma de obras de teatro, músicas, poemas, templos, laberintos, edificios. Al imaginar este tipo de obras su creador va re-cordando esos valores, y al querer plasmarlas exteriormente y transmitir su mensaje a los demás esas cualidades perennes son re-aprendidas y actualizadas por la gente.

 

Muchos estímulos del mundo exterior percibidos por nuestros sentidos y los que nosotros emitimos tienen la propiedad de agitar los puntos de luz interior, y ordenarlos hacia el bien. Toda creación humana -visible o no a los ojos- puede ser un potente catalizador de transformación de conciencia, por eso mismo, ahora es el momento de hacer crecer y desarrollar la paz, justamente ahora que la paz se deterioró.

 

Para ello, los objetos de esta época pueden ser un símbolo del cual la espiritualidad y la paz emanen, y entonces, cuando las personas vean permanentemente estas nuevas representaciones en su entorno se le irán despertando e “implantando” los valores de paz en su mente.

 

Será importante que la gente reciba sutilmente la espiritualidad en toda ocasión. Podría ser en los textos, por los medios de comunicación, en el hogar, por los diseños de la ropa, por los juguetes y alimentos y en los diseños de automóviles. Y en esta línea, no se tratará de “eliminar” nada de la materialidad que hemos creado laboriosamente hasta hoy, sino de TRANSFORMAR ABSOLUTAMENTE TODO. Y por supuesto empleándose técnicas de elaboración sostenibles que preserven el medio ambiente local y planetario. Se fecundará entonces una semilla en nuestro interior que se convertirá en una planta beneficiosa.

 

La esencia de este proyecto es comprender que el amor es la única cualidad capaz de traer paz duradera al individuo, a la familia, a la comunidad, a las naciones y al mundo.

 

Se irá disolviendo entonces, y paulatinamente, la imaginaria ilusión del Dios allá arriba e inaccesible y nosotros acá abajo, y clarificando el proceso de re-encuentro con la divinidad en toda la Creación, incluso dentro de nosotros mismos.

 

Serán la expresión de las cualidades perfeccionadas de la materia y del espíritu.

 

Espiritualizar la materia y materializar el espíritu implicará desarrollar la contemplación y la compasión, y resulta imprescindible sembrar estas ideas en esta época de tanta belicosidad y fragmentación mental, pues ... como  “la guerra surge en la mente de los hombres, es allí donde debemos sembrar semillas de paz” [1]

 

Habrá paz en el mundo cuando haya paz en el corazón de todas las personas”          

 

Ing. Julio Avruj

Junio 5 del 2007

 

 

1 UNESCO. Carta fundacional