Acerca de JULIO AVRUJ

 

ARTÍCULOS

* Un nuevo paradigma educativo para nuestros sentidos

* Nuevos símbolos para una humanidad en crisis

* Nota de revista Viva: Una oportunidad para la Paz
por: Paula Jiménez

 

PROGRAMA EDUCATIVO CONSTRUIR CON EL ALMA

Propuesta educativa

Contenido de los talleres

Agenda y trayectoria

INGENIERIA COMPASIVA

n Qué es la ingeniería compasiva

 

n GRUPO SIN BARRERAS

Edificio Sin Barreras I

Edificio Sin Barreras II

Obras de ingeniería civil

Premios

Muestras

Actividades interior Argentina

Prensa y difusión

SERVICIO A LA COMUNIDAD

Actividades y trayectoria

Conciencia Sin Barreras

Comisión Consejo de Paz
Consejo de Paz de la República
Argentina

DESARROLLO ESPIRITUAL

Conciencia Sin Barreras

 

 

Ingeniería Compasiva

 

El paisaje urbano de nuestros pueblos y ciudades constituye una muestra materializada del espíritu en acción. Darse cuenta de esta realidad es muy importante pues nos recuerda nuestra responsabilidad como actores del proceso creativo urbanístico

El mejoramiento permanente de las condiciones de vida de la población es posible a partir de una Planificación Urbana Conciente, y al Servicio de Todos.
 

 

¿Qué significa Construir desde el Alma? 

 

 

Una puerta hacia la libertad

 

Introducción

 

Si el enunciado lo ha

sorprendido, quiero decirle que estoy proponiendo construir de un modo más humano, esto es, desde una instancia creativa que manifieste en obras la integración de la mente racional y la mente del corazón.

 

Trataré de explicarme:

  • Una escalera es un excelente medio de vinculación entre varios pisos, pero puede transformarse en una valla insalvable para una persona con cuadriplegia y su silla de ruedas.

  • Una botonera vertical en un ascensor puede quedar muy linda, acorde con el sentido de elevación; sin embargo, puede dejar marginadas a personas de baja estatura, por ejemplo, a los niños. Por otra parte, los botones usuales de cabina son ilegibles para los ciegos.

  • Las alacenas inferiores de nuestras cocinas, si bien aumentan la capacidad de almacenaje, son un serio obstáculo para una anciana que necesite cocinar sentada.

  • Un piso brillante en una escalinata o hall de acceso dará sensación de pulcritud y limpieza, pero ¿imaginamos lo resbaladizo y peligroso de este lugar cuando llueve?

Construir desde el alma implica darse cuenta que una simple rampa bien hecha en un acceso a un edificio, una botonera con indicaciones en Braille, un pasamanos en el lugar adecuado, o un rebaje de cordón de acera pensado para la gente, pueden transmutar barreras y convertirse en instrumentos de integración, y que en tantos otros elementos edilicios tan comunes en los que antes no habíamos reparado, existe la posibilidad de ser re-pensados y de encontrar soluciones técnicas integradoras, generadores de sonrisas, bienestar y realización. 

Producir estas aperturas de barreras es ayudar a que más y más personas se incorporen a formas más dignas de vida, a que adquieran mayor libertad funcional. Es también prestar un importante servicio a la Comunidad, pero el gran descubrimiento será que el mayor servicio y la mayor gratificación se lo irá brindando a usted mismo en esta tarea, dignificándose como ser humano más pleno."

 

A modo de conclusión.

A  Construir Desde El Alma  fue el compromiso que tomé conmigo mismo en Junio de 1989. Esto haría de aquí en más en los nuevos edificios y curaría también las “patologías” de los edificios existentes, fuesen estos públicos o privados. Julio Avruj

 

GENESIS DE LA IDEA
Génesis del Edificio

Hasta donde yo recuerdo siempre tuve vocación por construir, y esta línea de acción se manifestó de muy diferentes maneras a lo largo de mi vida.

De niño, hacía casitas con arena en la playa; de joven, trabajé en la carpintería de la familia siguiendo la tradición de mi padre, abuelos y bisabuelos. Me gradué de ingeniero civil y fundé empresas de construcción que realizaron más de 60 edificios. Siempre investigando acerca de ese misterio tan marcado en mi sangre. Motivaciones externas e internas hicieron que la expresión de esta vocación de construir se transformara. Desde la búsqueda preponderante de afirmación económica y personal hasta la tendencia prevaleciente de orientación al servicio comunitario - paralelo a un proceso de indagación interior - viví desde 1968. La percepción de que había algo más profundo a descubrir estuvo siempre, y las circunstancias de mi vida me empujaron a descubrirlas.

Después del accidente de mi hijo Gabriel (abril de 1987) me di cuenta que mi forma de construir se revelaba inadecuada tanto para él – que debe desplazarse en silla de ruedas - como para ancianos, niños, mujeres embarazadas, y tantos otros seres con movilidad “no standard”. Paralelamente a mi profesión venía desarrollando con mi esposa un comprometido trabajo de transformación interior, por lo que no obstante el profundo dolor producido por la irrupción de la discapacidad de nuestro hijo, decidí no quedarme estancado en el pesar, sino transmutar esta profunda pena en llaves para abrir nuevas puertas de comunicación e integración de más y más personas. Liberar accesos a seres habitualmente discriminados en mi país, marginados y postergados en su evolución, muchas veces por causas aparentemente tan triviales como un escalón.

Decidimos entonces utilizar todos los recursos económicos familiares para construir un edificio emblemático.

Desde esta nueva apertura de conciencia pretendía cambiar los conceptos arquitectónicos en la Argentina. Crear una arquitectura más equitativa, que brindase igualdad de oportunidades a todas las personas para que desde esta base niveladora cada una de ellas pudiese manifestar su potencia latente.

Estaba amaneciendo a una nueva forma de construir.

Esta pulsión transformadora daba lugar a la posibilidad de construir desde el alma. Una respuesta integradora a la fragmentación generada por la separación ilusoria nacida en la mente del hombre. Una visión globalizadora más compasiva.

Construir desde el alma es también construir un puente de integración entre la mente racional y la mente del corazón, y uno de los resultados concretos de este esfuerzo puede verse en Buenos Aires en Avda. Cabildo 2720, un verdadero mandala viviente.

El aprendizaje más profundo es que un mundo mejor para todos es posible, y que la ingeniería, la arquitectura, los ladrillos, vidrios y acero son fundamentalmente instrumentos para la verdadera construcción: la construcción interior.